LA COMPAÑÍA DE LA P.E.

El mundo outdoor visto con los ojos de un grupo de amigos
apasionados por la montaña y el deporte al aire libre.
La Compañía de La P.E. disfrutará del mundo del alpinismo y las ascensiones,
el treking y las travesías, el esquí de montaña y las raquetas de nieve,
la escalada y las vías ferratas, el BTT y los barrancos...
Y compartirá todos estos momentos con aquellos que quieran seguirlos a través de su web.

jueves, 27 de enero de 2011

LA MALADETA (3.308 mts)

DESDE LLANOS DE L'HOSPITAL, Y POR EL REFUGIO DE LA RENCLUSA Y LA CANAL DE LA RIMAYA


"Cerca de la cima siempre hay mil excusas para bajarse y una sola para subir"
RAMÓN PORTILLA (ALPINISTA)

La Compañía de La P.E. ya se encuentra de nuevo en tierras aragonesas para lanzarse a la conquista de un nuevo tresmil. En esta ocasión se trata del Pico de la Maladeta (3.308 mts) situado en pleno Parque Natural Posets-Maladeta, y más concretamente en el sector Aneto/Maladeta. Durante mucho tiempo fue considerado el pico más alto de la zona debido a que tanto desde la entrada natural al valle por Benasque como desde Francia, su cima queda en primer plano. Mientras, la cresta de los Portillones oculta la verdadera dimensión se su vecino del este, el gran Aneto.
En esta ocasión La Compañía estará formada por Chema, David, Jesús y Jose que realizarán una ascensión invernal en pleno mes de enero aprovechando unos días de buen tiempo que han pronosticado para la zona del Pirineo. Y la ruta escogida es la vía clásica por la canal de la Rimaya pasando por el refugio de la Renclusa y atravesando el glaciar de La Maladeta.







MIÉRCOLES, 26 DE ENERO DE 2011

En esta ocasión hemos tenido que aparcar la furgo en el parking del Hospital de Benasque (1.740 mts) ya que durante el invierno la pista que llega hasta el parking de La Besurta está cerrada por la acumulación de nieve. Eso quiere decir que la aproximación hasta el refugio de la Renclusa será un poco más larga de lo que nos hubiese gustado pero no es un problema para nosotros. Son las 16:25 y ya estamos preparados para que comience nuestra aventura. ¡¡¡¡JJJUUUAAAAAAAAA!!!!

Tardamos apenas 5’ en llegar a Llanos de l’Hospital donde cogemos el desvío de la pista cerrada que lleva a La Besurta siguiendo las marcas del circuito de esquí de fondo. Aunque ya estamos pisando nieve de momento no es necesario calzarse las raquetas de nieve ya que la pista de esquí por la que estamos pasando es bastante plana y tiene la nieve muy compactada.

David sí que decide calzarse los esquís con las pieles de foca para poder avanzar con más comodidad. Aunque el día está completamente despejado el sol ya comienza a esconderse por detrás de las montañas haciendo que la temperatura baje rápidamente.

Poco a poco vamos avanzando hacia el refugio donde pasaremos la noche y comienzan a surgirnos las primeras dudas sobre si llegaremos antes de que oscurezca del todo…

Al llegar al amplio llano del Plan de Están abandonamos las pistas de esquí de fondo girando a la derecha para iniciar una larga travesía a través de un bosque de pinos.

La ruta comienza a ganar metros de desnivel poco a poco entre los árboles cosa que nos obliga a utilizar, ahora sí, las raquetas de nieve para no hundirnos. El calorcito del esfuerzo empieza a notarse cosa que nos permite soportar un poco mejor el frío que empieza a hacer.

Entre pinos y hondonadas en ligero ascenso alcanzamos el barranco de la Renclusa cuando el sol ya se ha puesto. Ahora sólo nos falta remontar la pala final hasta alcanzar el llano en el que se asienta el refugio.

Llegamos al refugio de La Renclusa (2.140 mts) después de 2h15’ caminando cuando ya ha oscurecido. Ha faltado poco para que la negra noche cayera sobre nosotros…

Cuando entramos en el refugio el termómetro marca una temperatura de -8ºC en el exterior pero es que dentro estamos a 14ºC… ¡¡¡Qué frío!!! Ahora a cenar y a la cama prontito para descansar que mañana debemos madrugar mucho. Esta noche compartiremos el refugio con dos compañías de militares del Grupo de Alta Montaña de Jaca que andan por estos parajes haciendo maniobras. Seremos más de treinta personas esta noche en el refugio y teniendo en cuenta que estamos a mediados de semana no está nada mal.


JUEVES, 27 DE ENERO DE 2011

Aproximadamente a las 8:40 retomamos la ascensión desde la entrada al refugio de la Renclusa (2.140 mts) en dirección SO siguiendo el cauce del torrente oculto por la nieve mientras llanea. Desde la misma entrada del refugio vemos a nuestra derecha las paredes del Pico Paderna (2.622 mts). A nuestra izquierda queda el Pico de la Renclusa y la larga cresta de los Portillones que llega hasta La Maladeta (3.308 mts), nuestro objetivo.

Comenzamos a ganar metros de desnivel por las inclinadas palas que se abren a la izquierda siguiendo la misma ruta de ascensión al Aneto en dirección al Portillón Superior.

El día ha amanecido completamente despejado pero frío. ¡¡Terriblemente frío!! Nos cuesta mucho entrar en calor y que el sol todavía no toque esta parte de la montaña nos impide todavía más que entremos en calor.

La ascensión se realiza mediante zigzags por las duras palas y prácticamente sin hablar para no perder nada de calor.

La Compañía se estira para que cada uno de nosotros progrese a su ritmo dosificando el esfuerzo. Eso sí, sin perdernos de vista y sin permitir que la distancia entre nosotros se haga demasiado grande.

El tan ansiado calorcito del sol en nuestras caras se hace esperar hoy y todavía tardará un buen rato en calentar nuestros cuerpos. ¡¡Dios que frío hace!!

Pero a La Compañía de La P.E. no puede pararla nada… Ni el frío ni el calor… ¡¡¡¡JJJUUAAAAAAAAAA!!!!

Paso a paso vamos dejando el valle lejos a nuestros pies. Se nos hace un poco extraño que en esta concurrida ruta de montaña todavía no hayamos visto a nadie camino de alguno de los tresmiles que hay en la zona. Y particularmente del Aneto, el rey de los Pirineos.

En un pequeño claro del valle puede distinguirse el refugio de donde hemos salido hace un rato.

¡¡¡A topeeeeeee!!! ¡¡¡Vámonos para arriba!!!

La ruta no tiene pérdida. Sólo debemos continuar en dirección SO buscando la mejor alternativa para ganar metros cómodamente con la cresta de los Portillones siempre junto a nosotros a la izquierda.

También ayuda mucho que el continuo ir y venir de esquiadores y montañeros mantenga abierta una buena traza fácil de seguir.

Aunque a veces decidimos ahorrarnos algo de distancia a costa de sufrir un poco más el duro desnivel abriendo una nueva vía por lo directo. Y es que “el camí sempre fa pujada”.

Afortunadamente en algunos momentos la montaña nos da un pequeño respiro y se suaviza ligeramente haciendo que la ascensión no sea tan dura.

Algunos de nosotros, como Chema y Jesús, están subiendo directamente con crampones sin utilizar las raquetas de nieve pese a la gran cantidad de nieve que hay y que esté un poco blanda haciendo que en algunos tramos nos hundamos.

De todos los aventureros David es el único que está ascendiendo con esquís de montaña. Y lo cierto es que es todo un crack, sobre todo bajando que es cuando más se disfruta. En cambio Jose tiene que hacerlo con raquetas de nieve porque se hunde hasta la rodilla en la mitad de los pasos que da.

El valle mucho más abajo nos deja una espectacular vista de todas las montañas que quedan justo por detrás de él.

Seguimos ascendiendo en busca del desvío del Portillón Superior, momento en que dejaremos de lado la ruta que va hacia el Aneto y toda la cresta de los Malditos.

El paredón de los Portillones se levanta majestuoso junto a nosotros a medida que nos acercamos más a él.

Eso sí, sin que esta interminable pala que estamos ascendiendo nos dé ni un momento de descanso. En algunos tramos el desnivel es realmente duro.

Parece que el tan deseado sol ya se deja ver por encima de nosotros. Puede que cuando alcancemos esa pequeña loma que hay en nuestro camino lleguemos hasta donde sus rayos puedan calentarnos un poco.

Y seguimos subiendo… Esto no termina nunca… jejejeje.

Ahora entramos en el interior de una pequeña vaguada con bastante pendiente y muy pegados a la cresta de los Portillones.

Tan pegados que podríamos tocar las enormes rocas con nuestras manos.

A nuestra derecha nos queda toda la cresta de Tuca Blanca y la Tuca Blanca de Paderna (2.847 mts). Siguiendo la cresta hacia la izquierda llegaríamos hasta el Pico de Alba (3.118 mts), el tresmil más meridional de todo el Macizo de La Maladeta.

Para un esquiador de montaña con mono de esquí no hay ninguna pendiente que le impida seguir subiendo con el objetivo de bajar después esquiando. Cuanto más alto llegue, más metros podrá esquiar.

A punto de llegar ya al desvío del Portillón Superior podemos ver de fondo las nevadas montañas de la Val d’Aran.

En poco más de 2h llegamos aproximadamente a los 2.830 metros de altura donde está el desvío que conduce a la brecha del Portillón Superior. Lo dejamos a la izquierda y continuamos ascendiendo hacia el macizo rocoso que queda al final de la larga pala por la que estamos subiendo.

El paisaje se abre al entrar en la cuenca del glaciar de La Maladeta suavizándose bastante el desnivel. Toda la cresta de La Maladeta se muestra ante nosotros aunque la dejamos de lado puesto que debemos dirigirnos hacia la base del Collado de la Rimaya, a la izquierda.

Al llegar a unas grandes piedras donde ya toca el sol nos detenemos unos instantes para recuperar las fuerzas y comer algo antes de lanzarnos al ataque definitivo de La Maladeta. El sol por fin puede calentar un poco nuestros cuerpos aunque hace tanto frío que apenas conseguimos entrar en calor.

Ni 10’ tardamos en volver a ponernos a caminar por no enfriarnos demasiado. ¡¡Qué frío!!

Cada paso que damos nos acerca más a nuestra cima. Ya queda poco para coronarla…

En algo menos de 4h llegamos a la base de la pared de La Maladeta donde está la rimaya y la canal que debe llevarnos hasta el Collado de la Rimaya.

A estas alturas del invierno la rimaya está llena de nieve pero cuando ésta empieza a fundirse deja a la vista una profunda y gran grieta que hace que el momento de cruzarla sea el tramo más peligroso de toda la ascensión. Afortunadamente cuando está tapada por la nieve, como hoy, es un simple paseo sin ninguna dificultad.

Este es el momento clave de la ascensión ya que para subir por la brecha debemos dejar en la base los esquís o raquetas de nieve y calzarnos los crampones. Las marcas nos muestran el camino que debemos seguir para alcanzar la cresta.

El comienzo de la canal es suave aunque va ganando inclinación poco a poco.

Afortunadamente hay una buena traza abierta por el continuo paso de montañeros.

En algún momento la inclinación llega a los 60º pero las perfectas condiciones que tiene la nieve nos permite progresar con rapidez.

El punto clave está más o menos en la mitad del corredor cuando llegamos a unas grandes piedras que salen por encima de la nieve momento en el que la canal gira ligeramente hacia la derecha.

El tramo final tiene una forma cónica que se estrecha pero que no presenta ninguna dificultad.

Son las 12:50 cuando salimos de la canal ligeramente al E y por encima del Collado de la Rimaya (3.232 mts) al que no es necesario llegar.

Desde la amplia cresta, al avistar la vertiente de Cregüeña, seguimos hacia la izquierda en dirección E-SE y en suave ascenso para superar sin dificultad los últimos metros que nos conducirán a la cima entre bloques de granito.

Y a las 13:00 en punto conseguimos hollar la cima de La Maladeta (3.308 mts) después de algo menos de 4h30’ de ascensión… y pasando mucho, pero que mucho frío. ¡¡¡La Compañía de La P.E. está en lo más alto!!! ¡¡¡¡¡JJJJUUUUAAAAAAAAAAA!!!!!

Al mismo tiempo que coronamos este gigante del Pirineo llega con nosotros un mar de nubes que en un momento cubren por completo las espectaculares vistas que se pueden ver desde el lugar. Empezamos a preocuparnos por si llega también la no deseada tormenta así que en menos de 10’ ya estamos de camino al refugio de nuevo.

Después de bajar por la canal sin mayores problemas nos volvemos a poner las raquetas de nieve para enfilar un descenso directo. Llega el momento de David que con las tablas en los pies se deja ir deslizándose de lado a lado por la amplia pala.

¡¡Como se lo pasa!! Parece un niño con zapatos nuevos… jejeje... Derecha, izquierda, derecha, izquierda… En el último tramo pone la directa hasta el refugio a donde llegará un buen rato antes que nosotros.

En algo menos de 3h desde la cima llegamos al refugio de la Renclusa donde David ya nos espera con una cervecita en la mano. Ahora es nuestro turno. Celebraremos un nuevo éxito de La Compañía de La P.E. ¡¡¡JJUUUUAAAAAAAAAA!!!

Esta noche volveremos a dormir en el refugio aunque estaremos completamente solos con los guardas. Mañana bajaremos hasta el parking donde está la furgo pero haciendo una pequeña travesía a través de Coll de la Renclusa y por el Plan dels Aigualluts, una vez descartado el plan original que consistía en ascender al Tuc de Mulleres (3.010 mts). Parece que se aproxima un cambio de tiempo y esta ascensión resulta demasiado larga para realizarla con raquetas de nieve en esta época del año puesto que anochece demasiado pronto. Quizás en otra ocasión será...


VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL


1 comentario:

  1. Molt Xulo Jose, se nota cuando algo se hace con gusto. Petons.

    Dani

    ResponderEliminar